Categorías
Familia Sociedad

Pros y contras de SENTIR EMPATÍA

La empatía es indispensable, o al menos muy importante, para tener una buena relación con terceras personas ¡Aquí te contamos lo que debes saber!

Si bien la empatía nos permite comprender a otros, retribuye la atención en beneficios para tu persona

Definimos la empatía como la capacidad de comprender las emociones de otra persona, pero olvidamos que es un poco más complejo. Incluso no supone solo escuchar, ni es necesario compartir las mismas opiniones. Se trata más bien de simular un intercambio de emociones, y ponerse en los zapatos de otros. De este modo es más compresible el estado o reacción que expresa la otra parte, con el objetivo de interpretar lo que está viviendo. La comprensión y el apoyo emocional indispensables en una amistad, relación de pareja y entre familiares, pero no todos suelen ofrecerlas.

Quizá en algunas ocasiones, has sentido que no te escuchan o pretenden hacerte sentir que sí por un consejo muy básico. En otras circunstancias, serás tú quien no atienda debidamente el llamado de atención ya que alguien pide que ser escuchado. Conoce en el siguiente artículo los beneficios e inconvenientes de sentir empatía.

VENTAJAS

Popularidad. Todos sabemos que la sociedad en las que vivimos está colmada de seres bastante individualistas, preocupados por el bien propio. Sin embargo, es importante que la empatía sea común y normal entre nosotros, favoreciendo las relaciones con los demás. De este modo, disfrutamos de un círculo social más amplio donde compartimos con individuos realmente sinceros y sensibles ante la problemática colectiva.  

Personas menos agresivas. Quienes promueven el respeto y la convivencia sana, se alejan de los conflictos sociales por el enfrentamiento absurdo con respecto a ciertos temas. Es menor la tendencia de criticar y juzgar, por lo que se alejan de personas toxicas que no aportan cosas buenas en su vida.

Mejor comunicación. Alguien que sienta empatía aprende a escuchar y observar las reacciones corporales de la otra persona, de tal forma que logra percibir claramente lo que quiera comentar. Tiene a su favor la capacidad de identificar las emociones y sentimientos, sin caer en el típico consejo fácil ni adelantarse con sugerencias. El momento para conversar, también es el indicado ya que se escoge con antelación y siempre dedicando el tiempo que necesario.

Satisfacción personal. Mientras hay personas que son educadas sin el más mínimo interés por entender los problemas de sus allegados, también existen otros poseen una alta sensibilidad. Dan muestras de una mayor empatía ante situaciones de dolor puesto que saben lo que sufren, bien sea porque lo vivieron o ayudaron a alguien de forma similar. Cooperar sin esperar algo a cambio, les satisface increíblemente y acompañan de cerca a quienes le importan.

SENTIR EMPATIA - PONERSE EN LOS ZAPATOS DEL OTRO

DESVENTAJAS

Sensibilidad que perjudica. Compartir los momentos difíciles con un ser querido, podría terminar en un problema personal difícil de resolver. En esos casos, la empatía llega a un punto en que se convierte en excesiva, interviniendo en las relaciones interpersonales e incluso en la salud. De acuerdo con la opinión de muchos especialistas, los individuos que no establezcan limites, encarnan la tristeza y otras emociones. Aunque no quieran, terminan pareciendo las víctimas, propiciado por las circunstancias ajenas.

En un segundo plano. Mientras te dedicas a escuchar, podría darse la situación en la que callas lo que sientes solo por no interrumpir a quien consideras, es prioridad. Con el paso del tiempo, se desarrolla una costumbre preocupante, en la que una parte figura como oyente pero nunca expresa lo que ocurre. Por el contrario, la otra parte se victimiza aún más y cómodamente pasa a ser el centro de atención.

Inestabilidad. Para cuidar del bienestar físico y emocional, es aconsejable desligarse del sufrimiento ajeno. Ciertamente parece complicado, y es que la empatía selectiva también se traduce en egoísmo, pero es lo más sano. Si reconoces que te afecta el estado de ánimo de tus amigos o pareja, la tensión generará daños que tardan en repararse. Perderías la confianza y seguridad que tiempo atrás te caracterizaba, así como el poder de resolver problemas

¿Te consideras una persona empática? ¿Qué aspectos han cambiado en tu vida gracias a ello? ¿Tienes más amigos por el entendimiento y apoyo que ofreces? Anímate y comparte tus impresiones del tema en la caja de comentarios ¡Interactúa!

Por Victor Reins

Ghostwriter, escritor aficionado y amante de las letras. Publicista y Mercadologo de corazón. Visionario de nuevas soluciones literarias y entusiasta de todo lo que requiera pensamiento critico. - El día en que paguen por pensar, los políticos dejaran de cobrar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *